Diana María

Por Raúl Rios Fernández

El nacimiento de un niño es un feliz acontecimiento familiar que merece ser apreciado desde diferentes perspectivas. Está la visión de la madre, que lo alberga en su seno durante nueve meses y una vez que nace siente que ese pedacito de vida ya no le pertenece, de ahí que viene la depresión pos parto.
Está la visión del padre, que, entre otras cosas, espera su advenimiento con ansias para celebrar con sus amigos. Está la visión de los abuelos, que sin haber llegado al mundo ya le pusieron nombre, le escogieron colegio y hasta en que universidad estudiará medicina como el abuelo. Y hasta la visión de los amigos, que esperan el nacimiento con desesperación para, entre otras cosas, celebrar con el feliz padre quien les invitará tragos gratis y repartirá habanos a todo aquel que lo felicite por el nacimiento de la criatura.

Tallarin-saltado

Diana María nació un caluroso 25 de enero, en épocas que resultaba difícil aun precisar el sexo de una criatura y mucho menos programar la fecha de su nacimiento. Todos en la familia esperábamos su nacimiento, pero de lo que no nos percatábamos era que podría ser la primera nieta en la familia. Luego de seis nietos consecutivos, la llegada de una mujercita se hacía esperar demasiado, pero al parecer nadie lo notaba.

Yo estaba en casa con mi mamá, quien no disimulaba su expectativa. Mi hermana Ana María estaba internada en el hospital desde la víspera, Alfredo la acompañaba todo el tiempo, y en casa vivíamos pendientes de la llamada telefónica que anunciara el nacimento. Mi mamá estaba tan inquieta que no quería siquiera cocinar, cosa rara porque es la pasión de su vida, pero ese día la cocina, habitual reino de mamá, permanecía en silencio, sin el consabido trajinar de ollas y sartenes.

Pero algo había que comer ese día, así que me animé a cocinar unos ricos tallarines saltados con pollo. Mi madre me iba indicando cómo, empecé picando mis cebollas en juliana, pelando y picando mis tomates en concasé, haciendo mi aderezo con ajos, sal, pimienta y comino, mientras que en otra olla se cocía la pasta a todo vapor. La mañana avanzaba, el calor se acentuaba y llegado el mediodía sonó el telefóno, era Alfredo con la noticia, nació, pero la pregunta era: varón o niña, era una niña, se lo dije a mamá y no había terminado de contarle y ella estaba saliendo por la puerta, volando hacia el hospital, solo alcanzó a decirme: avísale a la abuelita Isabel.

Yo terminé mis tallarines saltados con pollo, los serví en una fuente, los cubrí con un secador y me fui a dar la buena noticia a la abuelita Isabel. Cuando me aparecí en la puerta de su casa me dijo: Qué fue, cuando le dije mujer, casi pierde el conocimiento, pero igual agarró su cartera y salio rumbo al hospital.

Cuando regresé a casa dispuesto a servirme un suculento plato de tallarines, llegó mi papá y le di la noticia. Sin pensarlo dos veces me dijo: Vamos para el hospital. Así que nos fuimos y la fuente quedó intacta. Cuando regresamos por la noche cansados pero contentos con el acontecimiento, fui a la cocina para calentar los tallarines, pero encontré la fuente vacía. Ni siquiera los probé, pero valió la pena porque ese día, que era el mismo día del cumpleaños de mi tío Víctor, había nacido la primera nieta de mis padres, mi primera sobrina, era un acontecimiento familiar importante para nosotros, había nacido Diana María.

Lima, febrero 2011

Interbank no sabe enmendar su propio error

Ayer recibí una llamada del banco, que me informaba que no había pagado la cuota del mes. Me extrañó, pues sí lo había hecho y busqué mi voucher de pago para indicarle a la señorita los datos de la operación. Había pagado a través del cajero muchos días antes de la fecha final de pago, pero no se había registrado el mismo. Qué raro.

otro-banco

Resulta que hace unas semanas me llegó una carta informando que pronto me enviarían una Visa Oro, pero la tarjeta aún no ha llegado a mis manos. Sin embargo, cuando realicé el pago por cajero, en vez de pagar mi Visa Clásica, el dinero se fue a la Visa Oro, que no he recibido jamás ni firmado contrato alguno y obviamente tampoco tengo deuda en ella.

Por teléfono, la misma señorita que me informó de la deuda, me indicó que me acerque a alguna agencia para resolver el problema y eso hice. Fui a la tienda en San Miguel (Av Dinthilac esq con La Marina, no vayan!). Se demoraron en atenderme como 40 minutos y el problema no fue resuelto. Me crearon un reclamo que será respondido hasta el 5 de diciembre (hoy es 11 de noviembre) y mientras tanto, me han sugerido que VUELVA A PAGAR para que no continúe la morosidad.

Además, serán cargados 25 soles de mora, y debo hacer otro trámite para que me exoneren del pago.

Me fui muy indignada pues no entiendo por qué es tan complicado, siendo yo la titular de las tarjetas y portando mi DNI, que se transfiera la plata de una cuenta a la otra, en vez de generar todo este malestar.

Yo era fan de Interbank, pero últimamente su servicio deja mucho que desear. En especial por lo complicado que puede ser pagar vía web. Recuerdo que necesité varias llamadas telefónicas, al menos un par de visitas a la ventanilla y recibir varios correos para al fin tener mi clave de Internet de Interbank que al poco tiempo venció. Al cambiarla tuve que regresar al cajero para volver a afiliarme a la banca celular porque al cambiar la contraseña uno se desafilia automáticamente ¿? Realmente es un desastre.

He quedado muy fastidiada por todo esto, espero poder librarme pronto de Interbank.

Costumbres

:sAlgunos le llaman “masoquismo”, otros “tropezar con la misma piedra”, el caso es que es muy fácil reincidir en relaciones pasadas incluso cuando estas fueron tortuosas e infelices. Son muchos los motivos que pueden llevar a repetir el plato, pero uno de los que me hicieron meditar esta noche fue el de las “costumbres”.

Es difícil cambiar, adaptarse a una nueva situación en la vida. Incluso puede atormentarnos experimentar una nueva presencia, alguien distinto que nos cuesta aceptar porque no es como como el estereotipo al que estamos ya acostumbradas. La ausencia de cierto aroma o la aparición de uno nuevo y extraño, una estrategia de acercamiento distinta o que no le guste comer canchita en el cine, pueden generar cierta angustia y desazón.

Al hacer las comparaciones, esas muletillas y faltas ortográficas, que hable demasiado durante la película o que se ponga esa camisa horrorosa pueden aterrorizarnos y obligarnos a huir de regreso hacia terreno conocido.

Al final con “el pasado” se disfruta la comodidad de saber a qué una se enfrenta, de no tener que esforzarse por conquistar a nadie y simplemente ser una misma. Incluso se es libre de expresar sentimientos pues “no hay nada que perder”, así que todo vale y una simplemente es. Hasta se pueden realizar experimentos, no hay nada por estropear, solo hay experiencia que ganar.

Aunque queda claro que el pasado ya fue, una disfruta lo predecible y la complicidad que puede otorgar el saber en qué está pensando el otro, entender sus gestos y no necesitar mayor explicación de la situación. Una se siente parte de un equipo y pertenecer a algo se siente bien, sobre todo cuando estás sola.

Entonces no parece tan malo reincidir. O sí?

Mujeres Blogueras en elcomercio.pe

El otro día vino un chico de Elcomercio.pe a preguntarme cómo convencería a alguien de tener un blog.  No sabía qué responder y hasta ahora no sé. No creo necesario convencer a personas en particular de eso porque es muy natural para mi que trabajo haciendo blogs.  Yo creo que tener un blog parte de una necesidad de comunicación, ya sea de expresión o de percepción. Lástima que no dije eso :p Miren el videito:

Me ha encantado ver en el mismo video a la Vaca descarriada, que siempre me hace reír y me quita el estrés, soy su fan namber uan. Felizmente todas las demás mujeres del video pudieron responder mejor que yo.

Es difícil expresar en palabras cuántas cosas me ha dado el ingresar en este mundo, he conocido mucha gente buena, divertida e interesante, he descubierto un ámbito profesional atractivo y en el que parece que soy buena :) y aunque suene muy rimbombante y cursi, he cambiado mi vida, CHAN!

Me voy a seguir trabajando, babai!

Google Analytics para principiantes

decora2008-2010-2

Mientras estudiaba periodismo, lo último que esperaba era terminar trabajando con curvas estadísticas. Ahora, cada cierto tiempo, me siento a verlas con detenimiento y a hacerme preguntas sobre ellas. Cuando recién empecé, no me percataba de cuántas cosas podían decir esas curvas. Ahora que las he conocido un poquito más, puedo compartir con aquellos que no las entiendan cuales son los primeros pasos para empezar a sacarles el jugo a las curvas de tráfico en las webs.

Verla de izquierda a derecha
Obviamente las fechas más antiguas están del lado izquierdo y las más recientes del lado derecho, es decir, el tiempo avanza de izquierda a derecha, por lo que debe leerse en esa dirección. Si hacia la derecha la curva se eleva, ponte contento y averigua por qué sube, si la curva cae, preocúpate y averigua por qué desciende. Esos cambios podrás comprenderlos comparando las diferencias entre intervalos de tiempo.

Compara intervalos de tiempo
Elige un periodo alto en visitas, tal vez un día, una semana, un mes. Compáralo con la misma cantidad de tiempo que le antecede. Compáralo con el mismo periodo del mes o año anterior si cuentas con esa data. Esto te dará algunas luces, pues durante el año, el comportamiento de las curvas de tráfico en blogs temáticos suele conservar cierto patrón, es decir cae y asciende en las mismas temporadas.

Averigua qué páginas fueron visitadas los días de mayor tráfico
Ya localizaste la temporada o los días de más visitas. Ahora revisa cuáles fueron las palabras claves que llevaron a los visitantes a tu página, en qué posts o páginas específicas estuvieron. ¿Qué tienen en común estas páginas? Tal vez la gente llegue buscando información que no concierne a la temática de tu web, alguna palabra o comentario que un visitante dejó puede estar generando ese tráfico. Esto podría dar luces sobre una veta o nicho explotable, algún tema que puedas tratar en tu blog o en un nuevo blog.

Explota las palabras claves
Escribe más artículos sobre esos temas y palabras claves exitosos. Regresa luego de algún tiempo (pueden ser algunas semanas) a ver la estadística de cómo le fueron a estas publicaciones. Presta atención a cómo buscan las personas, cuáles son los términos utilizados, por ejemplo “Modelos de vestidos de novia” podría atraer más visitas que “Deslumbra a todos en tu boda”, fijarte en esto te ayudará a construir mejores títulos.

¿Quiénes son tus lectores?
La web permite que seas visto en todo el mundo y nunca sabes cuándo tu post se convertirá en un gran éxito para qué país. Si usas adsense, escribir para España, México y Argentina puede ser más rentable, así que dirige una porción de tu producción de posts a satisfacer sus intereses.

Creo que estos son los básicos y lo demás se va aprendiendo con el uso. Además de revisar el analytics hay que revisar la misma web y otras webs semejantes con buen tráfico, ¿qué tienen ellas que no tenga yo? es la pregunta.

Aquí les dejo un post antiguo de Alzado.org que apoya algunos puntos de este: Aprendiendo a usar Google Analytics. Y uno más extenso y detallado que seguro les será de mayor utilidad cuando vayan familiarizándose con la herramienta: Interpretando Google Analytics.

Es el fin. Y también el inicio

mafaldasuizoEntonces una piensa: necesito un cambio. Y claro, lo primero que se te ocurre es hacerte algo en el pelo, comprar nueva ropa, salir de cacería, etc. Pero todo eso es otra vez darle la vuelta al círculo, son cosas que ya has intentado y no dieron mucho resultado antes, aunque en su momento parecían la más divertida y valiente opción.

Percatarse de esto es estar un paso adelante, al menos.

¿Y cuál es el paso siguiente?

Chachachachán! Tú tampoco lo sabes. Pero lo que sí sabemos es que no hay que repetir lo que estábamos haciendo antes! Será posible?

Tal vez el momento en que lo mismo de siempre termina de aburrirte o decepcionarte es la oportunidad que estabas esperando para pensar de nuevo, reinventarte, probar esa pizza de anchoas aunque sepa feo, solo por enterarte a qué sabe.

Incluso abrir una nueva sección en el blog. Qué nerd, por Dios, solo me falta sugerir crear una pagina de fans en Facebook!

Dejé de escribir mucho tiempo porque este blog es personal. Exponer tus intimidades puede resultar frikimente catártico, así como leer los comentarios puede ser reconfortante. El punto es que liderando un equipo, a veces hay que tragarse algunas emulsiones scott sin perder la sonrisa, solo para no desalentar a los demás.

Ahora me gustaría darle a este blog un espacio especial para escribir sobre temas profesionales, una nueva pestaña estaría bien.

Huele a pan (o es mi cruel imaginación) y tengo ganas de comer una pizza, pero ya es más de medianoche… además me daría pena no compartirla, así que esperaré al almuerzo en la oficina y la comeré con mis amigos.

A veces una da muchas vueltas en círculo, comete los mismos errores. Quizá porque no conoce otra forma de hacer las cosas o tiene miedo de enfrentarse a una situación desconocida y nueva.

Mutatis mutandis. Alguna vez me tendría que servir esta frase.

2009: Like, oh my God!

Perdonen, perdonen los que han estado reclamando post! No me acostumbro al ritmo de los 23 años. Cada mes que pasa hay más responsabilidades y más cosas que hacer, supongo que aún estoy desorganizada.

Les cuento que me robaron por 2da vez. Este año me han pasado bastantes cosas pero sobre todo me he metido en situaciones, lugares y problemas que no me creerían si les cuento. Felizmente solo me he llevado sustos.

Igual estoy contenta porque ha sido un buen año, aunque estoy super cansada. Me he resignado a que mi hora de levantarme se desfasa con la de los demás y estoy tratando de vivir con eso sin sentirme culpable.

Creo que en el 2010 ya no haré cosas tan locas, parece que tenía ganas de probar, aprender, descubrir y vivir de todo, ahora que ya he pasado todas esas situaciones creo que me he cansado y trataré de tomármelo con más calma.

En realidad este post es una excusa para poner este video con la que creo es LA canción y EL flashmob del año. Me encanta lo positiva que es y la actitud que la inspira. Mi frase favorita es “like, oh my God!”, creo que no hay un equivalente en castellano.

Espero que disfruten la Navidad y el 2010 sea mejor que el 2009. No sé si habrá otro post antes del 2010 así que les mando un abrazo de fiestas. Felicidades a todos!

Santiago

Decidí tomarme unos días de descanso y estuve en Santiago para las fiestas patrias chilenas. Fue una experiencia genial en todo sentido y aprendí varias cosas. Como con todo lo que vivo y no quisiera olvidar, haré algunas anotaciones aquí y aprovecho de compartirlas con ustedes.

shile1

Como sospechaba, el frío en Chile es más seco. Cuando partí en Lima me estaba congelando y me puse doble abrigo. Al llegar a Santiago sentí menos frío que en Lima. En algún momento bajó la temperatura pero no fue nada que no pudiera solucionar con ropa. Además aprendí qué significa “estar fresco”, es como estár con la puerta abierta del refri, hace frío pero si estás correctamente cubierto con ropa, casi no lo sientes. De todos modos la temperatura nuca bajó mucho, tuve suerte.

Descubrí que dentro de Santiago, igual que en Lima, la gente habla diferente según el barrio o distrito (comuna), el segmento social, etc. El equivalente de allá a los “pitucos” son los “cuicos?”  y hablan “con la papa en la boca”. A mi me encanta cómo hablan los chilenos, tanto los cuicos como los no cuicos. Ahora, cuando loh weoneh hablan entri elloh a toa velocidá cachai, eih un poco difícil  entenderloh poh!

Ellos le llaman “asado” a sus parrilladas y pueden hacerlas en casa o en el parque, en cualquier parque o en alguno con espacios preparados para realizar esta actividad. Ahora está “in” utilizar parrillas a gas que calientan rocas volcánicas para “cuidar el medio ambiente”. Los choripanes se acompañan con Pebre o “Chancho en piedra”, que es una salsa de tomate, palta y otros ingredientes que combinan genial con el chorizo. Es habitual ver a la gente preparar asado en el feriado.

Durante las fiestas se ven muchos “volantines” o cometas, incluso hay competencias por equipos. Se pueden comprar listas y otras casi listas, a las que hay que ensartarles el hilo (todo un arte), que viene en unos carretes gigantes. Chicos y grandes se entretienen durante horas con los dichosos volantines, tratando de enredar el hilo de otros volantines. A veces por recuperar uno caído pueden arriesgarse a cruzar una autopista de alta velocidad y poner su vida en peligro o simplemente morir.

El día anterior a la celebración de la independencia (17), los chilenos cierran los centros comerciales durante la tarde, así que es necesario abastecerse antes, porque no se vuelven a abrir hasta dos días después. El 19 se realiza la parada militar y sueltan a sus soldaditos, artillería y demás. Por el aire vi pasar a varias escuadras de aviones y helicópteros bien alineaditos, super emocionante la escena. Ese día, me di cuenta de que Chile era una patria en todo el sentido de la palabra.

Las empanadas son un capítulo aparte. Muy ricas, las hay con todos los rellenos que puedas imaginar. Super grandes también. No las extraño porque aquí cada vez hay más variedad de empanadas, aunque las de allá tienen algo especial. Como que saben a Chile.

Probé dos pisco sours chilenos, uno envasado y otro en un bar – karaoke. Se parecían un poco al peruano pero les faltaba cuerpo. Lo que sí me gustó y creo que en Lima no venden envasado es el mango sour, super rico. Quise traer pero no se puede ingresar a Perú ningún producto llamado Pisco.

En el supermercado compré golosinas para traer a mis amigos y a la casa. En realidad de todo lo que traje, lo más rico fue los Twistos, unas tostaditas saborizadas, demasiado enviciantes. Las probé en casa de un amigo y felizmente luego las encontré en el super. Por cierto, algo que me llamó la atención del supermercado es que acostumbran darle propina al muchacho que acomoda las bolsas de las compras.  Eso no se hace aquí o no está permitido.

Así como hay comunas muy desarrolladas, hay otras que no lo están tanto, en eso se parece un poco a Lima, aunque no vi chozas, solo casitas más modestas.  Algo que llamó mucho mi atención fue los cerros, hay muchos y son verdes, como nuestras lomas de Lachay. La publicidad en los cerros se ve diferente cuando está rodeada de vegetación. Recuerdo algunos nombres de comunas que visité: Lo Prado, Cerro Navia, Las Condes y Huechuraba, donde estuve alojada.

Estuve en la casa de Pablo Neruda que está en Isla Negra. Hay que viajar al menos dos horas en auto para llegar hasta allá y es un lugar que vale mucho la pena visitar, es precioso. Allá me percaté de lo maravilloso que es que Lima quede tan cerca el mar, no le damos la importancia debida. La casa de Neruda está también frente al mar, por dentro y por fuera llena de objetos marinos y de barcos.  Neruda era un capitán. Cada habitción y cada detalle de su casa es más impresionante y sobrecogedor. Lleno de colores y de formas para quedarse viendo por horas. Es un lugar emocionante y que habla mucho del carisma de su dueño.

No hubo oportunidad de subir al metro, más bien estuve todo el tiempo sobre autopistas de alta velocidad. Para utilizarlas hay que pagar. Cada auto inscrito tiene un medidor que al pasar por ciertos puntos de la pista va marcando recorrido y cada mes se cobra el acumulado. Al principio me pareció un robo, como el peaje de Kouri, pero pagar un poco más para evitar el tráfico es comprensible, al final es con dinero con lo que se construye y mantiene las pistas y carreteras.

Es verdad que la plaza de armas de Santiago está llena de peruanos. El día domingo al menos vi a muchos sentados por todos lados, igual o peor que aquí en Lima. Me parece lógico, sabiendo que los peruanos tenemos una “cultura de plaza”, nuestro lugar de socialización y encuentro. Además, el que no tiene plata para pagar un restaurant, un pub o cualquier otro tipo de entretenimiento de fin de semana y quiere salir a pasear, ¿qué hace? sale al parque o a la plaza a caminar. Estoy segura que mucha de esta gente que trabaja para mantenerse a sí mismos y enviar remesas no tiene mucha plata para gastar. Además Santiago es una ciudad cara.

Probé una bebida llamada mote con huesillo que es como un emoliente dulce, que tiene trigo cocido (mote) en el fondo y durazno seco (huesillo) en el fondo. Heladito es buenazo.

Vi y sentí muchas cosas y trato de guardar todas las que puedo en la memoria y en el corazón. Este primer viaje sola lo recordaré  corto y emotivo. Viví momentos conmovedores, con cada imagen, paisaje y cada muestra de afecto recibida por la gente que conocí. Y en especial recuerdo a estas personas tan generosas y llenas de cariño para dar. Eso fue lo que quise aprender de Santiago, a compartir, a querer más, a entregarme y ser menos desconfiada.

Tuve mucha suerte de ser recibida por el cálido abrazo de Lolito en el aeropuerto, el cariño de Lilian al cocinar, la ternura y buenos deseos de Sonia, el buen humor de Erik, las atenciones y caballerosidad de Gabo, la alegría inagotable de Juan Antonio, la serenidad y dulzura de Pedrito remolino y muchas otras cualidades y regalos de otra gente que tuve el gusto de conocer.  A todas las llevo en el corazón, junto al deseo de volver.

Aún me esperan muchos otros destinos. Espero que el tiempo sea justo conmigo y me regale más experiencias así.

Pd: La foto con los carabineros fue cortesía de Gabo (también carabinero) que los convenció de posar conmigo y pasearnos por La Moneda en domingo, cuando no está abierto a visitantes. Gracias Gabo.

Pd2: Gracias a Erik que me ayudó a encontrar los Twistos en el supermercado.

¿Bailarías en un funeral?

Arturo CaveroTodos sabemos que el funeral de Arturo Cavero ha sido populistamente aprovechado por el Apra y que aún quedan muchos grandes criollos viviendo sus últimos años o meses en la miseria, enfermos y desatendidos. Lo que me vayan a dar, que me lo den-en-vi-da.

Pero en realidad esto no es lo que llama mi atención o motiva el post, como dije, ya todos saben y a nadie le importa. Más bien me parece interesante analizar un detalle que sorprendió a varios durante el homenaje realizado en el Congreso que vimos todos en vivo y en directo por la tele.

El féretro del criollo ingresó al hall de los pasos perdidos sobre hombros de una cuadrilla de cargadores, todos negros. Adentro los esperaban músicos que lo recibieron tocando cajón. Pepe Vasquez cantó su ” jipi jay” (por qué perder las esperanzas de volverse a ver?) y luego de terminar el responso y la condecoración póstuma (orden del sol en grado de gran cruz), al llevarse el féretro los cargadores bailaban al ritmo del festejo, muchos no lo podían creer.

La muerte  y los funerales son oscuros, tristes, llenos de lágrimas. Para la mayoría en un momento así es impensable escuchar música, cantar y mucho menos bailar. Cuando se está de luto no se festeja, se usa ropa negra o gris, no se hacen bromas, se pone la cara larga aunque nunca hayas conocido al difunto, se usan lentes oscuros, se acompaña en el dolor.

No quiero ofender a nadie con mi comparación, pero será útil poner el siguiente ejemplo para entender mejor. En el velorio y cremación de mi padrino (que en paz descanse) quien también era criollo y muy querido por sus amigos, ocurrió lo mismo que hemos visto este fin de semana. Yo siempre cuento esto porque igual que los que se sorprendieron hoy me quedé con las imágenes y el signo de interrogación gigante en la cabeza…

Todos sus amigos de la música, incluidos varios personajes conocidos como el mismo Pepe Vasquez  (Rubén Blades no pudo llegar) estuvieron presentes durante el tiempo que duró el velorio. Igualito le cantaron toooda la noche mil valses, con guitarra, con cajón y con cerveza además.  El día en que lo llevamos a cremar, se le despidió de una forma imposible de olvidar.

Luego del responso, los presentes cantaron frente al cadáver las canciones que había compuesto, obviamente todos muy emocionados. Cuando sacaron el cajón de la casa, en este caso fue sobre hombros de familiares y amigos, la gente no dejaba de cantar, sus amistades no dejaban de tocar y obviamente quienes lo queríamos no parábamos de llorar. Pero ya afuera decidieron entonar un festejo que compuso en vida, en ese momento el féretro era cargado por algunos familiares y un amigo -es necesario decirlo- negro. Grande fue mi sorpresa cuando lo vi bailar al ritmo de la música. Su iniciativa y la fuerza de su movimiento que sacudía el ataúd, obligó al resto de cargadores a seguirlo y bailar también.

En ese momento dejé de llorar y también sentí que mi cuerpo se movía al compás, de hecho me contuve, me reprimí por roche, porque  “en un momento como este no se baila”, pero la música es así cuando entra en el cuerpo… luego los de la funeraria nos apuraron porque tenían que cumplir con otros sepelios y hubo que dejar el féretro en la carroza. Una vez en el cementerio la gente siguió cantando. En la capilla pude grabar con mi teléfono a Pepe Vasquez entonando “La Bandera”, uno de los favoritos de mi padrino… no dejaron de cantar hasta que el cajón ingresó al crematorio.

Años después, volví a ver a este muchacho que inició el baile en el funeral y le pregunté si era costumbre suya bailar en ocasiones así. Él me contestó que no, que le nació hacerlo en ese momento, tal vez  porque se trataba de alguien muy especial y que lo hizo sin pensar.

Hoy vimos la misma escena a través de la tele. Seguro algunos incrédulos pensarán que es parte del show, porque es cierto que ha habido bastante show este fin de semana, pero no. Tal vez no a todos les provoque bailar cuando escuchan un festejo, pero a muchos negros como yo, nos pasa :) Al fin y al cabo la danza es otra forma de expresar emociones, igual que la música. El baile entonces no solo festeja, también consuela y desfoga.

La anciana de Magdalena del Mar

-(sonidos ininteligibles) el botón de mi televisor.

Tras salir de la oficina en una calle pacífica de Magdalena del Mar, caminé algunos metros hasta la tienda, no cabizbaja pero sí meditabunda: no me llama, pensé. Conseguí mi barra de chocolate gringo relleno de maní y caramelo. Crucé la pista.

Mientras yo suspiraba, una anciana bajita y además encorvada se dirigía hacia mí. No entendía lo que intentaba decirme, tal vez le faltaban algunos dientes. Me hablaba como continuando una conversación que nunca habíamos tenido y casi me hacía un reclamo, pero en realidad estaba pidiendo ayuda.
Lee el resto de esta entrada »