Cuestión de actitud

IMG_2246Hay días en que el cansancio o malas experiencias derrotan al buen ánimo. Los seres humanos, a medida que vamos ganando responsabilidades y pasa el tiempo, nos cargamos también la cabeza con preocupaciones y miedos sobre el futuro, en especial sobre aquello de lo que tenemos poco o ningún control.

Razón tiene Cesar Millan al decir que los perros viven el presente. Esta noche volví a sorprenderme con mi Hachi. Ella estaba descansando junto a mi cama, cuando decidí bajar para terminar mis pendientes. Apenas notó que me ponía de pie ella también se levantó y me vio con los ojos y la actitud de siempre, emocionada y preguntando con su cuerpo ¿qué nueva aventura nos espera? ¿a dónde vamos ahora? Y yo, con miedo de decepcionarla, sabía que solo iría hacia la computadora y me sentaría de nuevo. No íbamos al parque, ni a jugar con su pelota, ni a compartir algún bocadillo.

Y así caminamos juntas el pasadizo y ella tratando de adivinar qué sucedería. Casi nunca está cansada, siempre está a la espera de algo más, su día nunca termina y si le ofreces la oportunidad, allí estará, lista para lo que no tiene idea. Hachi confía en mi, ella no siente miedo ni a la aspiradora si es que está conmigo. Y eso me hace feliz, porque aunque hay bastante gente que me cree y confìa en mi, nadie lo hace como ella, moviendo la cola y sin verguenza de expresar que se muere de ganas de que hagamos algo juntas y ya, porque no quiere esperar un segundo y si me demoro se quejará.
Yo no me recuerdo así, siguiendo a nadie de esa forma, o tal vez lo hice alguna vez sin notarlo.

Creo que la actitud más propicia para disfrutar la vida es la de Hachi, venga lo que venga, ponerse de pie de un salto y no perder ni un segundo, emocionarse por la oportunidad, por el nuevo día, porque llegaron mis papis, porque comeré un camote o unos trocitos de pollo a la brasa, porque hace fresco en la ventana del auto, etc. Incluso cuando no nos tocaba salir de paseo sino sentarnos a trabajar en la computadora. Bueno, a ella le tocaba acompañarme, así que se quedó a mis pies, tranquila, aceptó lo que tocaba y ahora descansa plácidamente. No creo que esté durmiendo con la preocupación de que no ha salido a pasear hace 3 noches, que han pasado 2 celos y aún no ha tenido crías, que se le está cayendo el pelo o qué va a comer mañana.

hachicel

La vida sí puede ser más simple. Solo hay que hacer lo que hay que hacer y no olvidarnos de disfrutar el momento, descubrirlo, vivirlo, sorprenderse, expresar satisfacción, enojo o pena. Solo si dejamos salir las cosas, si dejamos que todo pase, podremos dormir tranquilos y estar en paz, mas si dejamos pendientes, como decir o hacer algo, lo arrastraremos a nuestras pesadillas, se transformará en miedos, etc. Mañana será otro día y como todos los anteriores, lo que nos asusta y preocupa en algunas horas habrá terminado, probablemente en éxito o al menos en aprendizaje.

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un Comentario

(requerido)

(requerido)